| Ignacio Gómez-Palacio

El poder y el silencio

"No es fácil permanecer en silencio cuando el silencio es una mentira." Víctor Hugo

El poder de un político ambicioso como AMLO, depende de nuestro silencio. En la medida en la que permanezcamos silenciosos, él adquirirá mayor poder. Existen silencios que desquician y enferman a la sociedad. Que destruyen naciones. No podemos permitírnoslos. No cuando México y nuestras familias están de por medio. Charles de Gaulle afirmaba: “El silencio es el arma definitiva del poder”. Lo sabía por haberlo vivido y padecido, antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Frente a tus ojos, querido pueblo, AMLO está en camino de convertirse en dictador. Es decir, persona que dicta órdenes sin que nadie se le oponga, ni se le pueda oponer legalmente, ya que está en proceso de modificar nuestras leyes para adecuarlas a sus deseos, lo que todo indica no tiene límite. No busca dinero. Busca el poder tan vasto como sea posible.

¿Por qué lo digo? Los hechos hablan por sí solos:

  1. De los tres poderes de la Unión, ya controla el Ejecutivo y el Legislativo. Sus constantes críticas al Poder Judicial, a los ministros de la Suprema Corte de Justicia y recientemente las iniciativas de miembros de su partido para reducir los años en que los ministros pueden permanecer en el cargo, va en el sentido de controlar al Poder Judicial;
  2. Es el líder indiscutido de Morena, el partido político mayoritario en el país.
  3. Por los próximos 5 años, salvo reforma posterior que los amplíe, quedará bajo su decisión la designación del titular de la Guardia Nacional, aprobada como reforma constitucional, lo que es un candado de difícil modificación;
  4. Intenta quedarse como cabeza y mando único en Pemex.
  5. Ha quedado claro que los organismos autónomos, es decir los que no están bajo su mando, le estorban. Pretende justificarse al afirmar que se trata de una nueva “moda” lo que es erróneo, ya que a nivel mundial llevan casi un siglo de haberse creado (desde 1933), precisamente por el motivo que a él le molesta: para controlar a los ejecutivos federal y estatales actuando de manera autónoma. Esta es la razón por la que se queja, al señalar “que pretenden mantener un gobierno paralelo”;
  6. Ha tratado de disminuir a los organismos de la sociedad civil (OSC´s), cuando a ellos se deben un alto número de logros que se han insertado con orgullo y mérito social, tales como derechos humanos, juicios orales, observatorios ciudadanos, derechos de los pueblos indígenas, defensoría de adultos y menores, defensoría de primo delincuentes, mejora carcelaria, proyectos legislativos y un sin número de beneficios que sería prolijo enumerar.
  7. Designando ineptos para ocupar puestos de relevancia. Sabe que el inepto a quien él designe le será leal y acatará sus órdenes, bajo la amenaza de regresarlo al lugar e ingresos de donde lo sacó para darle la canonjía.
  8. Está dirigiendo las “consultas al pueblo” con descaro anti democrático, para basar en ellas decisiones previamente adoptadas, en un intento de darles un “aroma” de democracia. El resultado ha sido negativo (léase aeropuerto y tren maya).
  9. Reforma constitucional para reelección o revocación del mandato constitucional del Presidente de la República, que apesta a reelección amañada, igual a la que ha sucedido en otros países como Bolivia, Cuba, Venezuela, etc.

La lista se continúa en un marco de desaseo y desorden inauditos para una presidencia de cien días.  

Al inicio de su mandato y seguido de la primera reunión de su gabinete de seguridad le traicionó la lengua. Veleidoso y frívolo afirmo: “Tengo las riendas del poder en las manos”. Esto transparentó su ansia de poder del que se ha embriagado. Hoy está inmerso en la petulancia y seguridad de ser portador de la verdad como en su momento fue Porfirio Diaz y no como sus admirados antepasados de la 1T, 2T y 3T. Es actitud que le brota in crecendoen sus mañaneras; y pasado el almuerzo, en giras de trabajo donde a últimas fechas, con motivo de abucheos hirientes de partidarios de Morena,(partido donde no se mueve una mosca sin su aprobación), flota una inaudita hipocresía de quien levanta su voz patriarcal para calmar a las multitudes que no pueden contenerse, ante un disque pésimo y corrupto gobernador de la oposición (“fuera ladrón”, “vete, nadie te quiere”), en tanto se yergue impoluta la figura de “amado líder”, que con magnanimidad le pide a la maza respeto al mal gobernante.

El pueblo mexicano es uno de los mas amables y bondadosos del mundo. Como consultor senior de la ONU, recorrí bastante mundo para darme cuenta de esta verdad. Somos además pacientes, damos oportunidad de corregir, fácilmente aceptamos la excusa. Pero, como alguien me afirmó “el pueblo despaciamente se va a ir dando cuenta” y se la va a cobrar. Hoy lo apoya mayoritariamente. Mañana lo quemará en la hoguera de la impopularidad y el ostracismo.

Lo que no podemos ni debemos permitirnos es el silencio de quienes estamos inconformes. Si cerramos las puertas de nuestras casas y nos quedamos con nuestra crítica y coraje, pronto esto se tornara en miedo de platicar abiertamente con el amigo, con el pariente. Entonces, el “jefe nato de la Guardia Nacional”, ante el temor de ver su mandato por concluir, enmendará la Constitución para permanecer en el poder tanto como los “silenciosos” se lo permitan, que al ver hecho realidad sus sospechas se verán en la imposibilidad de hacer algo. Pareciera que exagero, pero esto es exactamente lo que le sucedió a los rumanos, albaneses, rusos, judíos, alemanes, cubanos, congoleses, ucranianos, egipcios y griegos. ¿Quieres mas ejemplos? Aquí van: venezolanos, argentinos, húngaros, búlgaros, estonianos, lituanos, armenios, georgianos, uzbecos, etcétera. Todos pensaron que a ellos no les sucedería. Por ello las palabras de Mahatma Gandhi, el preclaro hindú, del que seguimos aprendiendo: “Lomás atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”. 

Creer que arriesgas perder lo que hoy tienes si rompes tu silencio y opinas, no se compara con lo que arriesgas perder en el futuro, amigos y familiares incluidos. Si esto crees, vives en un es-pejismo. Los inconformes, sobre todo los inconformes con mayor información y cultura son en quienes descansa el soporte y futuro de nuestra nación. No permitamos que el mago de la demagogia y de la hipocresía adquiera creciente poder con base en nuestra pasividad. Si no te importa tu futuro, el de tu pareja, tus amigos y familiares, permanece en el silencio de quien busca cine, deporte, televisión y juegos, para cometer el crimen de “matar el tiempo”. Cierra tus puertas y ventanas. Y espera que un dia llegue el documento de confiscación de tus bienes y propiedades, la visita de quien te pide lo acompañes a ser interrogado… los primeros pasos que habrán de afectar tu libertad. Entonces serás aplastado por tal poder que nada podrás hacer. Ni siquiera recordarás estas palabras. El peso de la realidad que nunca imaginaste posible, obnubilará tu mente.

Comentarios

  • Publicado por Jorge Amigo en

    Tienes toda la razón Nacho.

Deja un comentario